Pozos de vertedero


Sobre terreno natural para la perforación de pozos se emplean sistemas como la rotopercusión o la helicoidal continua. NINGUNO de estos sistemas es apto para vertederos. 

Con la perforación por retropercusión es muy complicado conseguir los diámetros mínimos de trabajo y muchos elementos del interior del vertedero imposibilitan el avance normal de la perforación. A esto hay que añadirle la necesidad de inyectar agua o aire comprimido para extraer los escombros producidos lo que termina por desaconsejar su uso. Por otra parte, la perforación helicoidal continua no resulta rentable ya que el avance de la perforación es muy lento y dificultoso debido a que no es posible retirar los tapones formados en la hélice por acumulaciones de plásticos, cuerdas, alambres, etc. que deben salir a la superficie por la simple acción de la hélice.

El sistema más aconsejable para la perforación de pozos de vertedero es la perforación mediante barrena helicoidal discontinua la cual se caracteriza por facilitar una limpieza constante de los útiles de perforación. Es capaz de extraer, con mayor o menor dificultad, los diversos materiales que yacen en un vertedero, siendo especialmente difícil de extraer los voluminosos como colchones, neumáticos, muebles, etc., ya que en su ascenso van desmoronando las paredes ya perforadas deteniendo el normal avance de los pozos.

Su funcionamiento se basa en la introducción de la barrena en el vertedero para avanzar por cada movimiento entre 10-100 cm, dependiendo del material, extrayendo a la superficie los residuos excavados. De éste modo se consigue tener la barrena en perfecto estado en todo momento durante la perforación, optimizándose el rendimiento de la perforación.

La maquinaria que se utiliza no es específica del sector de residuos ya que procede de la construcción, concretamente del pilotaje de cimientos para edificaciones, puentes, etc. Existen en el mercado firmas comerciales que ofrecen equipos de gran potencia, fiabilidad y facilidad de manejo (por ejemplo, la firma italiana MAIT). Este tipo de maquinaria en el caso de perforación en vertederos es aconsejable montarla sobre cadenas para facilitar su desplazamiento.

 

Las mayores dificultades de perforación se dan en vertederos que en algún momento de su historia no han sido gestionados correctamente y han admitido residuos procedentes de la construcción. Mientras que los más fáciles de perforar son los vertederos de alta compactación en los que los residuos han sido machacados con compactadores y siempre y cuando que no aparezcan voluminosos.

Generalmente las principales dificultades aparecen asociadas a la presencia de bolsas internas de lixiviados ya que impiden proseguir con la perforación, y dependiendo de la configuración interna del vertedero, resulta bastante frecuencia la aparición de éste tipo de bolsas entre distintas capas formadas por celdas. Existen casos en los que la simple perforación de la capa inferior resulta suficiente para que filtre toda la bolsa de lixiviados a capas inferiores. No obstante, de no ser así sería prácticamente imposible la ejecución óptima del pozo ya que sería probable que quedara parcialmente hundido en lixiviado o lodo.

 

  • Tiempo de perforación de un pozo

Teniendo en cuenta los posibles impedimentos y dificultades que puedan surgir durante la perforación se puede estimar unas 5 horas y media para la perforación de un pozo incluyendo transportes internos de perforadora y limpieza de la barrena, aunque, según el vertedero, será posible abarcar un abanico entre las 3 y 8 horas de trabajo.

 

El equipo de trabajo se compone, generalmente, por dos operarios: el maquinista y un operario de limpieza que se encarga de limpiar la barrena, auxiliar a la máquina en la introducción de la tubería y guiar a la perforadora en sus desplazamientos.

Lo normal es contratar a empresas especializadas en perforación de terrenos, y preferentemente especializadas en el sector del pilotaje. En España existe un número considerable de éste tipo de empresas, aunque son muy escasas las que cuentan con experiencia de perforación en vertederos. 

Las tarifas de trabajo oscilan entre 75 y 120 euros metro perforado. Por tanto, una de las partidas más importantes en el presupuesto de en una obra de desgasificación es la correspondiente a la perforación de pozos. 

EDIFESA es la única empresa de en España que cuenta con maquinaria propia de perforación además de realizar la instalación completa del sistema de desgasificación. 

 

La perforación normalmente se realiza en un diámetro variable entre 300-500 mm. La profundidad de la misma depende de la configuración interna del vertedero. Considerando un margen superficial que no va a desgasificar debido a su cercanía con la superficie, una profundidad correcta oscila entre los 15-25 m. Profundidades inferiores no suelen resultar rentables y profundidades mayores son complicadas para la perforadora ya que es habitual la presencia de lixiviados, influyendo también con frecuencia la propia naturaleza del terreno. 

 

Vertedero de Garraf (Barcelona) que cuenta con una red compuesta por más de 200 pozos de 20 metros de profundidad, más de 12 km de tubería de polietileno de distinto diámetro y una potencia eléctrica generada estimada de 12 MW. 


 
 
Quiénes somos     Aviso Legal      Política de Privacidad    Publicidad
Pregunta a Miliarium      Boletín Informativo
(c) 2001, 2004 Miliarium Aureum, S.L.