Toma de muestras


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Material de muestreo.

En la toma de muestras para asegurar el control de calidad habrá controlar:

 

- El material de muestreo ha de ser comprobado para garantizar su limpieza.

- La localización de los puntos de muestreo ha de estar cotejada en un mapa sin lugar a equívocos.

- Las muestras han de ser obtenidas ajustándose al protocolo de muestreo.

- Si la muestra es sometida a cualquier tipo de manipulación ésta habrá de documentarse, ajustándose a protocolos preestablecidos.

- El etiquetado ha de ser claro e indeleble, debiendo llevar cada muestra un código de identificación.

- El tiempo transcurrido entre la toma de las muestras y su posterior análisis ha de ser el mínimo posible.

- Para comprobar que los materiales utilizados no interfieren en las características de las muestras se realizan en campo blancos de campo.

- Toda la información asociada a cada muestra se ha de registrar en el campo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante el transporte y la manipulación de las muestras se ha de tener en consideración:

- Las propiedades de la muestra han de conservarse inalteradas, ya sea mediante aditivos o refrigeración hasta llegar al laboratorio de análisis.

 - Los envases de las muestras serán a su vez introducidos en otros de mayor capacidad, normalmente de madera o metal.

- Entre los dos envases se colocará un material de relleno aislante para inmovilizarlas.

- Las muestras han de mantener la misma orientación que cuando fueron extraídas.

- Los recipientes deberán estar etiquetados de manera clara e indeleble.

- Cada lote habrá de ser oportunamente documentado.

 

Técnicas de muestreo.

 

Los tipos de muestras que podemos obtener son sólidas, líquidas o gaseosas.

Las muestras más habituales de este tipo son las de suelo, pudiendo también muestrear residuos, materiales abandonados y elementos constructivos de edificios.

Principales sistemas de perforación y toma de muestras

Sistema

Aplicabilidad

Ventajas

Limitaciones

Observaciones

Calicatas

Delimitación superficial y horizontal

Costes reducidos, rapidez investigación

Profundidad, representatividad de las muestras

Herramienta previa o complementaria

Sondeos manuales

Suelos cohesivos y no cohesivos

Facilidad manejo, reducido peso, costes bajos

Profundidad (hasta 1m) suelos duros

Presentan multitud de diseños ante distintos suelos a muestrear

Sondeos ligeros o
semimecánicos

Suelos cohesivos y no cohesivos

Costes medios, posibilidad de acceso a zonas difíciles para equipos mecánicos

Profundidad (hasta 8-10m) suelos rocosos o arenosos

 

Sondeos mecánicos

Todo tipo de suelos

Grandes profundidades, versatilidad, diámetros variables de perforación, instalación de pozos de control

Costes asociados, dificultad en lugares de difícil acceso, personal experimentado

Agrupa numerosas técnicas de perforación diferentes, en continua evolución

Normalmente es suficiente con muestrear en los niveles superficiales o subsuperficiales del emplazamiento potencialmente contaminado. En estos casos se pueden utilizar sondeos manuales o ligeros. Sin embargo en ocasiones se hace necesario recurrir a sondeos mecánicos para tomar muestras a mayor profundidad.

Como norma general para un muestreo de matriz sólida es conveniente seguir una serie de criterios:

 

- Se muestrearán los puntos de menos a más contaminados a fin de evitar una contaminación cruzada.

- Ha de tomarse al menos una muestra por cada estrato existente en el suelo que estemos analizando

- Se minimizará el tiempo de contacto de la muestra con el instrumental de perforación

- La preparación de muestras mixtas o compuestas ha de llevarse a cabo siempre en laboratorio, nunca en el campo

- Al tomar una muestra directamente por debajo de un  nivel claramente contaminado, debe colocarse un tubo de revestimiento para evitar una progresión de la contaminación en profundidad

- El material de envasado no debe interferir con la muestra, por ello se debe elegir  un tipo de material que evite:

- Contaminar la muestra

- Pérdida de contaminantes de la muestra

- Modificación de las características de la muestra

- Existen una serie de normas para el envasado, usándose:

- Materiales plásticos para envasar compuestos inorgánicos

- Recipientes metálicos o de vidrio para muestras de compuestos orgánicos

- En cuanto al transporte de las muestras se recomienda una temperatura aproximada de 4ºC, especialmente para aquellas muestras susceptibles de ser atacadas por microorganismos

 

Las muestras líquidas son principalmente de aguas subterráneas, aunque también se estudian lixiviados y residuos líquidos.

Para la toma de muestras de aguas subterráneas es práctica habitual la instalación de un pozo de control, o la utilización de pozos existentes.

Las aguas superficiales se muestrean en aquellos emplazamientos en los que se sospeche que hayan podido llegar los contaminantes por migración desde un suelo contaminado. 

Los métodos más empleados para la toma de muestras son:

 

 

 

 

 

Las botellas Kemmerer Los muestreadores Van Dorn Las bombas Bacon Las botellas lastradas

 

Para muestrear residuos líquidos abandonados se suele utilizar un toma-muestras tipo “bailer”.

Las muestras líquidas son más sensibles a deteriorarse que las sólidas por ello han de preservarse adecuadamente de modo que se evite  la pérdida de sus características originales. Debido a esto si el análisis no va a realizarse inmediatamente debe añadirse un agente químico que estabilice la muestra. Sin embargo, este tipo de estabilizantes pueden traer consigo una precipitación de una fracción de la materia insoluble, con lo que habría que filtrar la muestra antes de su análisis. Además puede que alguno de los agentes químicos reaccione con algunos elementos de la muestra alterando el posterior resultado de la analítica.

Por todos estos motivos la práctica más frecuente es la conservación en frío de las muestras, entre 4 y 6 ºC, durante el traslado y almacenamiento de las muestras.

 

Toma muestras tipo "Bailer"

 

 

Este tipo de muestreo incluye tanto el aire ambiente como el aire intersticial existente en el suelo potencialmente contaminado.

Muestreador aire portátil MINIVOL para 
PM 10, PM 2.5, TSP, CO y NOx

La detección y caracterización de gases se realiza habitualmente in situ. Sin embargo, en algunas ocasiones la tecnología existente no permite un análisis más detallado y las muestras han de ser llevadas a un laboratorio para continuar su análisis.

Un elemento fundamental en este tipo de analítica es el recipiente, que suele ser metálico e incluso a veces presurizado. Además, debe estar garantizado ante la posibilidad de cualquier tipo de fuga o contaminación.

Si el recipiente es el adecuado no se requiere de ninguna consideración específica para el transporte de las muestras al laboratorio.

 

Bolsa Teflón para el muestreo de gases

Detector múltiple de gases para
gas combustible, O2 y 3 gases tóxicos a elegir


 

 
Quiénes somos     Aviso Legal      Política de Privacidad    Publicidad
Pregunta a Miliarium      Boletín Informativo
(c) 2001, 2004 Miliarium Aureum, S.L.