Protocolo de Kioto 


 

La urgencia por definir las causas y evaluar los efectos de un posible calentamiento terrestre, animó en primera instancia a la comunidad científica a establecer el denominado Panel Intergubernamental de expertos sobre Cambio Climático (IPCC). Es por tanto, es a las primeras advertencias de los científicos sobre el peligro del cambio climático (1988) donde se remonta la historia del Protocolo de Kioto.

En la Cumbre histórica de Río, 180 países firmaron el Tratado sobre Cambio Climático, comprometiéndose a tomar medidas para mitigar los efectos del cambio climático debido a las crecientes emisiones de los gases de efecto invernadero. Fue en esa cumbre donde arrancó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, en sus siglas en inglés), que entraría en vigor en el año 1994. 

Actualmente, 188 países son miembros de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

La Cumbre de Kioto  (Japón, 11 de diciembre de 1997) en el marco de la Tercera Conferencia de las Partes del Convenio Marco sobre Cambio Climático (COP3), agrupó a representantes de 125 países. El documento elaborado, conocido como Protocolo de Kioto, compromete a los países que lo ratifiquen a lograr reducir las emisiones de los seis gases catalogados como causantes del efecto invernadero de manera que se evite una interferencia peligrosa en el sistema climático terrestre.

El  Protocolo de Kioto fija, junto a las medidas de acción para contener las emisiones y con carácter accesorio, los denominados Mecanismos de Flexibilidad (artículo 6) con el objeto de hacer más rentables, desde el punto de vista económico, la reducción de emisiones. Asimismo, los artículos 3.3 y 3.4 del Protocolo regulan el papel de los sumideros, la forestación, reforestación y deforestación y los cambios del uso de la tierra

El Protocolo de Kioto entró en vigor el 16 de febrero de 2005, noventa días después de la ratificación por parte de Rusia, que tuvo lugar el 18 de noviembre de 2004. Pero, ¿qué significa el  Protocolo de Kioto? ¿Cuáles son las claves principales del Protoloco de Kioto?.

El Protocolo de Kioto, en una primera fase, no obliga a los países en desarrollo, dadas su reducidas emisiones por habitante. Los países industrializados, con un 20% de la población mundial, son responsables de más del 60% de las emisiones actuales, y de la práctica totalidad de las emisiones históricas.  A pesar de estos hechos, EE UU, Australia y Japón condicionan la ratificación del Protocolo a la asunción de compromisos por parte de China (el segundo emisor mundial) y otros países en desarrollo, contradiciendo el llamado Mandato de Berlín, alcanzado en la I Conferencia de las Partes del Convenio Marco sobre Cambio Climático COP1 (1995).

No obstante, el  destino del acuerdo internacional sobre el cambio climático recogido en el Protocolo de Kioto, dependerá de las decisiones políticas de cada país. 

La Unión Europea ha sido siempre uno de los más fieles defensores de Kioto y no ha esperado a que el Protocolo entrara en vigor para implantar su propio régimen sancionatorio y el mercado europeo de emisiones. En Octubre de 2003, Europa se dotó de su propio sistema de comercio de derechos de emisión, de forma integrada con los requeridos por la Directiva 96/61/CE, sobre Prevención y Control Integrados de la Contaminación (IPPC). El SECE (Sistema Europeo de Comercio de Emisiones) o ETS (European Trading System), se constituyó mediante la publicación de la Directiva 2003/87/CE sobre comercio de emisiones de CO2, que fijó para el 1 de enero de 2005 el comienzo de actividades del mercado. 

En España, el Consejo Nacional del Clima asesora al Gobierno sobre la política referente al cambio climático y sobre las estrategias de respuesta. España a pesar de disponer de la segunda cuota más generosa de emisiones bajo el Protocolo, está muy lejos de lograr los objetivos que se le imponen.

 

Normativa

Noticias

Noticias aparecidas en prensa nacional sobre al entrada en vigor del Protocolo de Kioto, posterioresanteriores al 16 de febrero de 2005.

 

El hecho de que el Protocolo de Kioto convierta al CO2 en un factor limitante supone unos efectos transcendentales para la industria y la economía. Ahora además de pagar por contaminar, también queda limitada la cantidad con la que se puede contaminar. 

Actualmente, parece que España, Irlanda y Portugal son los países de la Unión Europea que se encuentran más lejos de cumplir con sus compromisos en la reducción de emisiones, y por tanto, donde los esfuerzos a realizar van a ser mayores. El Primer periodo de Asignación (2005-2007) de Emisiones Contaminantes servirá para la puesta a punto del sistema. 

Enlaces de interés

Google  Todo sobre Cambio Climático y el  Protocolo de Kioto


 
 
Quiénes somos     Aviso Legal      Política de Privacidad    Publicidad
Pregunta a Miliarium      Boletín Informativo
(c) 2001, 2004 Miliarium Aureum, S.L.