Decreto 135/1996 , de 3 de septiembre, por el que se dictan normas de gestión, tratamiento y eliminación de los residuos sanitarios y biocontaminados
DOE 107, de 14-09-96;
C.e. DOE 113, de 28-09-96

CAPÍTULO I
Disposiciones Generales

1.   Objeto.

1.  El objeto del presente Decreto es el establecimiento de las normas aplicables a la gestión de los residuos sanitarios, con el fin de garantizar la protección de la salud humana, la defensa del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales.

2.  La gestión de los residuos sanitarios comprende las operaciones de recogida, manipulación, clasificación, transporte, tratamiento y eliminación.

2.   Definiciones.

1.  A efectos de lo dispuesto en este Decreto, se entiende por:

- Residuo sanitario: cualquier sustancia que, como consecuencia de un proceso de producción, transformación, utilización o consumo propio de una actividad sanitaria, sea destinada por su productor al abandono.

- Actividades sanitarias: las correspondientes a hospitales, clínicas y sanatorios de medicina humana, consultas de profesionales liberales, centros de atención social, laboratorios de investigación médica, centros de atención primaria, centros de salud, laboratorios de análisis clínicos, centros de planificación familiar y cualesquiera otras que tengan relación con la salud humana. Asimismo, a efectos del presente Decreto se considerarán como actividades sanitarias las correspondientes a centros y servicios veterinarios asistenciales y laboratorios de investigación que generan residuos asimilables a los sanitarios.

- Gestión: conjunto de actividades orientadas a dar a los residuos sanitarios el destino final adecuado según sus características, de conformidad con lo indicado en el artículo 1.° apartado I.

- Gestión interna: operaciones de manipulación, clasificación, envasado, etiquetado, recogida, traslado y almacenamiento dentro del centro donde tengan lugar las actividades sanitarias.

- Gestión externa: operaciones de recogida, transporte, tratamiento y eliminación de los residuos, una vez que han sido retirados del centro sanitario generador de los mismos.

2.  Para el resto de la terminología empleada en este Decreto serán de aplicación las definiciones establecidas en la Ley 20/1996, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos y en el Reglamento para su ejecución, aprobado por Real Decreto 833/1988, de 20 de julio.

3.   Clasificación de residuos.

Los residuos generados por actividades sanitarias se clasifican en los siguientes grupos:

a) Grupo I: Residuos asimilables a urbanos.

Se trata de residuos que, aun generados en un centro sanitario, no son específicos de la actividad propiamente sanitaria y que, por lo tanto, no presentan riesgos de infección.

Se incluyen, entre otros, los siguientes:

 - Residuos de cocinas, cafeterías, bares, comedores.

 - Material generado por actividades administrativas y despachos, material de oficina, cartón, papel.

 - Residuos voluminosos, tales como muebles, colchones...

 - Residuos inertes, como tierras, escombros, desechos de jardinería.

Estos residuos se rigen por la Ley 42/1975, de 19 de noviembre, sobre Desechos y Residuos Sólidos Urbanos.

b) Grupo II: Residuos sanitarios no específicos.

Son residuos producidos como resultado de la actividad clínica, tales como gasas, vendajes, algodón usado, compresas de un único uso con restos de sangre, secreciones, excreciones, yesos, ropas, residuos procedentes de análisis, curas o pequeñas intervenciones quirúrgicas, siempre que los residuos enumerados anteriormente no hayan entrado en contacto con líquidos biológicos o pacientes que padezcan las enfermedades incluidas en el Anexo I de este Decreto.

En todos estos casos el eventual riesgo de infección está limitado al interior de los centros sanitarios.

c) Grupo III: Residuos sanitarios contaminados o biopeligrosos.

Se trata de residuos que exigen el cumplimiento de medidas de prevención en cuanto a su gestión, tanto dentro como fuera del centro generador, por representar un riesgo para los trabajadores, la salud pública o el medio ambiente. Incluyen:

 - Residuos infecciosos, es decir, los que hayan entrado en contacto con pacientes que padezcan alguna de las enfermedades infecciosas enumeradas en el Anexo I de este Decreto y que, en consecuencia, puedan transmitirla.

 - Objetos cortantes y punzantes que puedan ser vehículo de transmisión de las enfermedades infecciosas mencionadas.

 - Vacunas vivas y atenuadas.

 - Residuos procedentes de unidades de diálisis.

 - Sangre y hemoderivados en forma líquida.

 - Cultivos y material contaminado de laboratorios de microbiología e inmunología.

 - Productos utilizados para diagnósticos o trabajos experimentales.

 - Residuos anatómicos que no estén incluidos en el Grupo V.

d) Grupo IV: Residuos químicos tóxicos o peligrosos, medicamentos caducados, citostáticos.

e) Grupo V: Residuos anatómicos humanos regulados por el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria, aprobado por Decreto 2263/1974, de 20 de julio.

f) Grupo VI: Residuos radiactivos, cuya eliminación es competencia exclusiva de la «Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, Sociedad Anónima» (ENRESA), de conformidad con el Real Decreto 1522/1984, de 4 de julio.

4.   Ámbito de aplicación.

La regulación establecida en este Decreto es aplicable a la totalidad de los residuos incluidos en los Grupos II, III y IV.

CAPÍTULO II
Régimen jurídico de la gestión

SECCIÓN 1.ª
Operaciones de gestión interna

5.   Criterios generales.

1.  La gestión de los residuos sanitarios en el interior de los centros se ajustará en todo momento a los criterios de segregación, asepsia, inocuidad y economía.

2.  Se prohíbe en un mismo recipiente residuos de grupos diferentes de entre los especificados en la clasificación del artículo 3 de este Decreto, con la salvedad que se establece en el artículo 7.°, apartado 2.

3.  Los trabajadores a los que se encomiende la recogida y el traslado de los residuos sanitarios deberán contar con los medios de protección personal adecuados, para evitar riesgos derivados de aquellas tareas.

4.  Se evitarán las acciones manipuladoras que puedan incrementar los riesgos de infección asociados a los residuos.

6.   Recogida.

1.  Los residuos de los grupos II, III y IV se recogerán en recipientes rígidos o semirrígidos o en bolsas, todos los cuales deberán presentar las siguientes características:

 a)      Estanqueidad total.

 b)      Opacidad a la vista.

 c)      Resistencia a la carga, perforación y rotura.

 d)      Asepsia total en su exterior.

 e)      Ausencia total en su exterior de elementos sólidos punzantes o cortantes.

 f)      Volumen máximo de 70 litros, en función de su resistencia a la carga.

 g)      Cierre hermético.

 h)      Un solo uso.

2.  Los residuos cortantes y/o punzantes se recogerán dentro de recipientes de un solo uso impermeables, rígidos e imperforables.

7.   Manipulación y clasificación.

1.  Los residuos sanitarios se identificarán y segregarán en origen rigurosamente, de acuerdo con la clasificación del artículo 3 de este Decreto.

2.  Con carácter general se prohíbe acumular en un mismo recipiente residuos de grupos diferentes. No obstante, podrán depositarse en un mismo recipiente los residuos del Grupo II juntamente con los del III o del IV y los residuos del Grupo III con los del IV, siempre que se cumplan los requisitos de etiquetado y técnica de eliminación previstos para los residuos clasificados en el Grupo mayor.

8.   Etiquetado.

La identificación externa de los recipientes destinados a la recogida de los distintos tipos de residuos será la siguiente:

 a)  Los residuos clasificados en el Grupo II no precisarán de rótulo de identificación específico.

 b)  Para los residuos del Grupo III, la mención «Residuos de riesgo».

 c)  Para el Grupo IV, el rótulo de precaución «Material contaminado químicamente. Citostáticos».

9.   Traslado.

1.  El traslado o transporte interior de los residuos sanitarios obedecerá a los criterios de responsabilidad, agilidad, rapidez, asepsia, inocuidad y seguridad.

2.  Una vez decidida su retirada, los envases que contengan residuos sanitarios se cerrarán convenientemente. Se depositarán únicamente en el almacén central o en las zonas de almacenamiento delimitadas y señalizadas al efecto, a la espera de su traslado al almacén central.

3.  Los envases que contengan residuos de los Grupos III y IV se trasladarán separados de los envases correspondientes a otros grupos de residuos sanitarios.

4.  Los residuos depositados en las zonas de almacenamiento intermedio serán trasladados al almacén central con una periodicidad máxima de doce horas.

5.  Si existiera un agravamiento del riesgo que implican los residuos, no se permitirá ningún tipo de depósito intermedio.

6.  Los contenedores y sistemas de transporte utilizados para el traslado de los residuos de los Grupos III y IV se desinfectarán después de cada operación y no se utilizarán para contener otro tipo de residuos ni para otros fines.

10.   Almacenamiento.

1.  Queda prohibido depositar residuos sanitarios en otro lugar distinto a los locales habilitados para este fin, que deberán estar debidamente identificados y señalizados.

2.  El almacén central de residuos sanitarios del centro podrá contener los residuos generados en un período máximo de setenta y dos horas. En el caso de que dispongan de sistema de refrigeración que garantice una temperatura constante de 4 °C, el período de almacenamiento podrá ser de una semana.

11.   Control de las operaciones de gestión interna.

1.  Sin perjuicio de la normativa adicional que sea de aplicación, las operaciones de gestión interna de los residuos sanitarios se realizarán de acuerdo con lo dispuesto en el presente Decreto.

2.  Corresponde a la autoridad sanitaria competente la vigilancia y el control de las operaciones de manipulación, clasificación, recogida, transporte y almacenamiento de los residuos sanitarios, tanto de los centros sanitarios públicos como privados; reservándose la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo la facultad de inspección de las citadas operaciones y sin perjuicio de que en materia de sanidad animal tales facultades correspondan a la Consejería de Agricultura y Comercio.

SECCIÓN 2.ª
Operaciones de gestión externa

12.   Criterios generales.

1.  Las operaciones de gestión externa se realizarán evitando en todo momento el traslado de la contaminación o deterioro ambiental a otro medio receptor.

2.  El transporte de los residuos sanitarios se realizará mediante el empleo de unos medios tales que garanticen la estanqueidad, la seguridad, la higiene y la total asepsia en las operaciones de carga, descarga y transporte, debiendo ajustarse, cuando se trate de residuos tóxicos y peligrosos, a lo dispuesto en la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, y normativa complementaria. Las personas físicas o jurídicas que efectúen operaciones de recogida y transporte de residuos sanitarios de los Grupos III y IV, tanto si los generan ellas mismas como si actúan por cuenta de otro, tendrán la consideración de gestores y deberán, por tanto, someterse al régimen de autorizaciones previsto en la normativa vigente.

3.  Se evitará en la medida de lo posible la manipulación directa de las bolsas y los recipientes que contengan residuos sanitarios por parte de los trabajadores encargados de su recogida y transporte, para lo cual se fomentará la implantación de sistemas mecanizados de recogida.

13.   Recogida.

1.  Los residuos de los Grupos I y II serán recogidos con los sistemas empleados para los residuos domiciliarios.

2.  La recogida de los residuos de los Grupos III y IV se realizará con las debidas garantías de seguridad, limpieza y agilidad.

14.   Transporte exterior.

1.  Los residuos de los grupos I y II se transportarán según los requisitos que establece la normativa vigente para los residuos sólidos urbanos.

2.  Los residuos incluidos en los Grupos III y IV deberán cumplir la normativa vigente sobre transporte de mercancías peligrosas por carretera que sea de aplicación. En todo caso, los vehículos destinados a su transporte deberán resumir las siguientes características:

 - Impermeables al agua.

 - Fácilmente lavables y desinfectables.

 - No transportarán en el mismo compartimiento otros residuos y productos.

 - No compactarán residuos.

 - Dispondrán de material absorbente para la recogida de posibles pérdidas accidentales.

 - Se limpiarán y desinfectarán después de cada servicio.

3.  Los distintos residuos sanitarios, agrupados según los criterios establecidos en el artículo 3 del presente Decreto, se transportarán de forma separada. También estarán diferenciadas las entradas a los centros de eliminación.

15.   Tratamiento y eliminación.

1.  El tratamiento y eliminación de los residuos sanitarios pertenecientes a los Grupos III y IV se realizarán teniendo en cuenta rigurosos criterios de inocuidad, asepsia y salubridad para garantizar la protección del medio ambiente.

2.  Los residuos sanitarios del Grupo III podrán ser tratados mediante incineración, en hornos preparados para esta finalidad, que deberán reunir las siguientes características:

 a)  Temperatura de combustión media entre 900-1.100 grados centígrados.

 b)  Alimentación automática y/o semiautomática de los hornos con mecanismos elevadores o bloqueo de recipientes.

 c)  Funcionamiento continuo.

 d)  Doble cámara de combustión.

 e)  Depuración de los gases de combustión mediante sistemas técnicos que garanticen en todo momento emisiones permitidas por la normativa de aplicación.

 f)  Sistema de toma de muestra de emisiones en chimenea, de conformidad con la regulación existente sobre prevención y control de la contaminación industrial atmosférica.

Las escorias, cenizas y otros materiales procedentes de los sistemas de depuración de gases serán caracterizados a efectos de comprobar si son residuos tóxicos y peligrosos. En caso de no ser así, se gestionarán como residuos sólidos urbanos, salvo que deba serles de aplicación alguna otra normativa sectorial.

Para la obtención definitiva y posterior vigencia de la autorización administrativa para incineración de residuos sanitarios del Grupo III, los gestores deberán presentar un seguimiento medioambiental con carácter mensual, en el que se recojan los datos y evaluaciones que determine la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo.

3.  Los residuos incluidos en el Grupo III podrán ser eliminados como si se tratara de asimilables a urbanos siempre que previamente se haya procedido a una desinfección o esterilización mediante vapor de agua caliente a presión (sistema autoclave). En todo caso este sistema de tratamiento deberá cumplir los siguientes requisitos:

 a)  Extracción del aire de la cámara de desinfección mediante evacuación en varias etapas, alternando con introducción de vapor de agua saturado a presión.

 b)  Desinfección por vapor de agua saturado y a presión con un mínimo de dos fases vacío-vapor y saturado-vacío.

 c)  Sistema de filtración en la salida de aire de la cámara de desinfección.

 d)  El nivel de llenado del autoclave deberá ser inferior a dos tercios de su capacidad total.

 e)  En cada ciclo de desinfección deberán medirse los siguientes parámetros:

 - Presión de vacío alcanzado en cada una de las fases.

 - Temperatura durante la fase de desinfección.

 - Tiempos de inicio y final de la fase de desinfección.

 f)  Periódicamente se introducirán, junto con los residuos, pruebas químicas y culturales de microorganismos, termo resistentes indicadores de la eficacia del tratamiento.

Todos los datos obtenidos en las operaciones periódicas de control descritas en la letra f) de este apartado, así como las incidencias observadas durante el funcionamiento habitual, deberán quedar registrados y estar disponibles en todo momento para conocimiento de la Administración competente.

Los residuos sometidos a este proceso no deben sufrir ninguna manipulación previa, salvo un proceso de trituración anterior a su vertido que los haga irreconocibles.

4.  El tratamiento y eliminación de los residuos del Grupo IV se realizará mediante neutralización química o incineración a una temperatura que pueda asegurar su total destrucción.

16.   Control de las operaciones de gestión externa.

Corresponden a la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo las funciones de vigilancia, control e inspección de todas las actividades de gestión externa de los residuos sanitarios, así como de las instalaciones de tratamiento o eliminación de los mismos, públicas o privadas, y realizar o requerir los análisis y verificaciones que considere necesarios, todo ello sin perjuicio de las competencias asignadas a otros organismos públicos.

SECCIÓN 3.ª
De las autorizaciones y documentos preceptivos

17.   Autorizaciones.

1.  La Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo es el órgano competente para autorizar a las personas físicas o jurídicas la realización de operaciones de recogida y transporte de residuos sanitarios incluidos en los Grupos III y IV.

Asimismo, se requerirá su autorización para la realización de las restantes operaciones de gestión de los residuos incluidos en los dos grupos mencionados.

2.  La Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo deberá, en su caso, autorizar los proyectos de instalaciones para el tratamiento y eliminación de residuos sanitarios, sin perjuicio de otras autorizaciones exigibles en virtud de otras normativas específicas.

3.  Mediante Orden de la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo, se creará un Registro de Gestores de Residuos Sanitarios de la Comunidad Autónoma de Extremadura, en el que deberán anotarse las oportunas inscripciones de acuerdo con el procedimiento que se determine en aquella disposición.

18.   Documentos preceptivos.

1.  Los centros, servicios y establecimientos que produzcan residuos sanitarios incluidos en los Grupos III y IV, deberán poseer y llevar al día un Libro oficial de Control, que estará a disposición de los funcionarios y autoridades competentes.

2.  El transportista de residuos sanitarios de los Grupos III y IV llevará en todo momento la Hoja de Seguimiento de estos residuos, que tendrá a disposición de los funcionarios y autoridades competentes.

3.  Los Libros Oficiales de Control y las Hojas de Seguimiento mencionados en los apartados anteriores se ajustarán al modelo oficial que se establezca mediante Orden de la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo.

4.  En cualquier caso, para ceder la titularidad de los residuos sanitarios de los Grupos III y IV a un gestor, se requerirá que éste suscriba el Documento de Aceptación regulado en la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos y en el Reglamento para su ejecución.

19.   Procedimiento para la concesión de autorizaciones.

1.  Las solicitudes de autorizaciones administrativas mencionadas en este Decreto serán instruidas y resueltas de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

2.  La Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo dispondrá de un plazo de tres meses para pronunciarse sobre las autorizaciones que sean objeto de su competencia.

SECCIÓN 4.ª
Ordenación de la actividad

20.   De la ordenación de la actividad.

1.  Los productores o poseedores de residuos sanitarios adoptarán las medidas necesarias con el fin de asegurar que la gestión se haga de acuerdo con lo establecido en el presente Decreto y en el resto de la normativa aplicable.

2.  A todos los efectos, los residuos sanitarios tendrán siempre un titular responsable, condición que corresponde a los productores, o bien a los poseedores o gestores.

3.  Sólo se produce transferencia de la titularidad, y, por tanto, de la responsabilidad correspondiente, en el supuesto de cesión de residuos sanitarios de los Grupos III y IV, cuando ésta se realiza a una entidad legalmente autorizada para realizar operaciones de gestión de los mismos, y siempre que se cuente con el Documento de Aceptación citado en el apartado 4 del artículo 18.

4.  Las autorizaciones que, para la gestión de los residuos sanitarios de los Grupos III y IV, otorgue la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo no podrán ser invocadas para excluir o disminuir la responsabilidad civil o penal en que los beneficiarios pudieran incurrir en el ejercicio de sus actividades.

5.  La responsabilidad de hacer cumplir la normativa referente a clasificación, recogida, almacenamiento o entrega de los residuos sanitarios al transportista autorizado corresponde a la entidad o Administración titular del centro o establecimiento y, en su caso, al Director Gerente del mismo, quienes en todo caso, deberán desarrollar las siguientes funciones:

 a)  Velar por el cumplimiento de la normativa aplicable a las citadas operaciones.

 b)  Informar al personal del centro de los efectos perjudiciales que pueden derivarse de los residuos sanitarios, y de las medidas aplicables para evitarlos.

 c)  Tomar las iniciativas oportunas para conseguir la correcta gestión de los residuos sanitarios generados.

 d)  Remitir a la Administración competente las informaciones y los datos que le sean solicitados, garantizando su exactitud.

21.   Inspección y supervisión.

Las personas físicas o jurídicas que produzcan, transporten, traten o eliminen residuos sanitarios facilitarán a la Dirección General de Medio Ambiente y Entes Locales afectados la información, inspección y supervisión que estos organismos consideren conveniente para asegurar, en el ámbito de sus competencias, el cumplimiento de lo previsto en el presente Decreto.

CAPÍTULO III
Infracciones, sanciones y responsabilidades

22.   Infracciones y sanciones.

El régimen sancionador aplicable a las operaciones reguladas en el presente Decreto será el previsto en la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos y en el Reglamento para su ejecución aprobado por Real Decreto 833/1988, de 20 de julio, así como en la Ley 42/1975, de 19 de noviembre, sobre Desechos y Residuos Sólidos Urbanos en lo que les sea de aplicación.

23.   Responsabilidad solidaria.

1.  Cuando los productores o poseedores de residuos sanitarios los entreguen a terceros que no dispongan de la autorización de gestor necesaria, responderán solidariamente con ellos de los daños y perjuicios que se produjesen por causa de los residuos sanitarios, así como de las sanciones procedentes.

2.  Asimismo, la responsabilidad será solidaria cuando sean varios los responsables de algún deterioro ambiental o de daños o perjuicios causados a terceros y no fuese posible determinar el grado de participación de las diferentes personas físicas o jurídicas en la comisión de la infracción.

24.   Obligación de restauración e indemnización.

1.  La imposición de sanciones en virtud de actuaciones u omisiones contrarias al presente Decreto no exime de la obligación de restaurar la realidad física alterada o transformada, en las condiciones que determine el órgano sancionador.

2.  Igualmente, subsistirá la obligación de indemnizar a los lesionados por los daños y perjuicios ocasionados.

CAPÍTULO IV
De la actuación de las Administraciones Públicas

25.   De la Junta de Extremadura.

1.  La Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo velará por el cumplimiento de las condiciones que define el presente Decreto para asegurar que la gestión interna de los residuos sanitarios se efectúe en condiciones adecuadas en orden a la protección del medio ambiente y la salud de los trabajadores, sin perjuicio de las competencias de la Consejería de Agricultura y Comercio.

2.  Corresponde a la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo, sin perjuicio de las competencias de las Entidades Locales, adoptar las medidas necesarias para asegurar que las diferentes fases de la gestión externa de los residuos sanitarios se efectúen en condiciones adecuadas en orden a la protección de los recursos naturales y medio ambiente.

26.   De la Administración Local.

Los Ayuntamientos, de acuerdo con sus competencias atribuidas por la normativa vigente sobre Régimen Local y Desechos y Residuos Sólidos Urbanos, deberán asegurar que la recogida, el transporte y el tratamiento de los residuos sanitarios se efectúen en las condiciones previstas en el presente Decreto

DISPOSICIÓN ADICIONAL 

La relación de enfermedades que se recogen en el Anexo I podrá ser modificada por Orden de la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo, previo informe de la Consejería de Bienestar Social cuando la situación epidemiológica lo requiera.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA 

Todas las personas físicas y jurídicas afectadas por este Decreto que generen, transporten o eliminen residuos sanitarios deberán adecuarse a su contenido en el plazo de un año desde su entrada en vigor.

DISPOSICIÓN FINAL 

Se faculta a la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo para establecer el funcionamiento del Registro de Transportistas de residuos sanitarios, la homologación de vehículos de transporte y los modelos de cuestionarios de entrega y recepción de residuos sanitarios.

ANEXO I
Enfermedades infecciosas transmisibles por agentes patógenos contenidos en los residuos sanitarios infecciosos (Grupo III):

 Cólera.

 Fiebre hemorrágica causada por virus

 Brucelosis

 Difteria

 Meningitis. Encefalitis

 Fiebre Q

 Muermo

 Tuberculosis activa

 Hepatitis vírica

 Tularemia

 Tifus abdominal

 Lepra

 Antrax

 Fiebre paratifoidea A, B y C

 Peste

 Poliomielitis

 Disentería Bacteriana

 Rabia

 Sida

ANEXO II
Pictograma de Biorriesgo

Nota: Imagen suprimida

   BIORRIESGO

  Residuos infecciosos de riesgo

 
 
Quiénes somos     Aviso Legal      Política de Privacidad    Publicidad
Pregunta a Miliarium      Boletín Informativo
(c) 2001, 2004 Miliarium Aureum, S.L.