Logotipo de Google

Ahorro en el transporte

Eficiencia Energética  | Energías renovables  | Construcción Verde  | Legislación sobre energíasEnlaces, bibliografía y webgrafía 

Los hábitos de conducción constituyen un factor clave para no gastar más de lo necesario cada vez que se utiliza el automóvil.

El transporte emplea casi la mitad de todo el petróleo que se consume. Los automóviles son los principales responsables del consumo de petróleo.

Por ejemplo, se puede ahorrar energía en los automóviles, tanto construyendo motores más eficientes, que empleen menor cantidad de combustible por kilómetro, como con hábitos de conducción más racionales, como reduciendo la velocidad de conducción y/o evitando las aceleraciones bruscas.

Ahorro de combustible en el transporte

La mitad del petróleo que se consume en España se emplea en el transporte. Pero lo mismo ocurre en el resto del mundo, donde los medios de transporte son los principales responsables del consumo de petróleo, de la contaminación y del aumento de CO2 en la atmósfera. Es por ello, que cualquier ahorro de energía en los motores o en el uso de combustibles alternativos que contaminen menos, tienen una gran repercusión.

Por ello resultan de trascendental importancia la innovación en la mejor del diseño de los automóviles, haciéndolos más aerodinámicos, con disminución del peso, y en los motores que permitan recorrer hasta 25 km con 1 litro de gasolina, y que incluso pueden llegar a hacer 40 kms o más, como se está probando con algunos prototipos.

También se construyen prototipos de coches que funcionan con electricidad, con metanol o etanol, o con otras fuentes de energía alternativas que contaminen menos y ahorren consumo de petróleo. Los coches eléctricos son interesantes siempre que los costes y rendimientos sean competitivos y la electricidad que se use provenga de fuentes limpias (gas, energía solar o hidrógeno), ya que si funcionan con electricidad generada en una central térmica, generarían más contaminación que un coche de gasolina.

El uso del hidrógeno como combustible es especialmente interesante. Se está estudiando la forma de producir hidrógeno con ayuda de células fotovoltaicas cuya electricidad se usa para descomponer el agua por electrólisis en hidrógeno y oxígeno. Después el hidrógeno se usa como combustible en el motor del coche. Vuelve a unirse con el oxígeno en una reacción que produce mucha energía y que prácticamente no contaminada nada pues regenera vapor de agua, no forma CO2 ni óxidos de azufre, y los pocos óxidos de nitrógeno que se forman son fáciles de controlar. Los prototipos que se han construido son costosos y sus prestaciones no son lo suficientemente buenas como para comercializarlos.


Comparte esta pagina