Logotipo de Google

Catástrofe de Chernóbil

Catástrofe de Chernobil  | Energía nuclear  | Energía de fusión  | Centrales nucleares en España  | Cementerio nuclear del Cabril  | Eficiencia energética y energías renovablesNormativa y Legislación sobre energía  | Enlaces de interés, bibliografía y webgrafía   | Noticias en prensa

La mayor catástrofe nuclear de la historia tuvo lugar a las 1:23 horas de la madrugada del 26 de abril de 1986 en Ucrania cuando el reactor número 4 de la central nuclear de Chernóbil sufrió un aparatoso accidente que liberó a la atmósfera enormes cantidades de material radiactivo. A la explosión del reactor se sumó una cadena de errores en las medidas en los sistemas de control para que el reactor siguiera emitiendo radiactividad y una ineficaz actuación de los operadores ante la emergencia.

El inicio del accidente se produjo al disparar los operadores la turbina para llevar a cabo un experimento relacionado con la seguridad, el cual pretendía demostrar que la electricidad producida por el alternador podría usarse para alimentar ciertos componentes del sistema de refrigeración de emergencia, durante periodos cortos, hasta que se pudiera disponer de los generadores de emergencia. En ese momento, el reactor llevaba un caudal de refrigeración 100 veces superior al normal y los venenos neutrónicos extraídos en mucha mayor proporción a las cantidades admitidas, hicieron que el reactor entrara en régimen de supermoderación, con lo que el transitorio originado provocó un brusco aumento de reactividad que no se puedo compensar. Una vez producido el transitorio, el sistema automático de protección no funcionó porque parte del mismo estaba desconectado. La sobrepresión provocó el estallido de los conductos de alimentación y la coraza protectora de grafito del núcleo dando lugar a un gigantesco incendio y a la expulsión al exterior de 8 toneladas de combustible radiactivo tras una doble explosión.

Los elementos radiactivos expulsados a la atmósfera (Iodo 131, Cesio 137 y 134, estroncio 90 y Plutonio 239) crearon una masa de aire contaminado que alcanzó los 2 kms de altitud. La nube radiactiva, arrastrada por el viento, se esparció por casi todo Europa, llegando a alcanzar Cataluña y Baleares.

Aproximadamente el 25% de las emisiones radiactivas se produjeron en las 24 horas siguientes a la explosión, que provocó la destrucción física del rector y de la cubierta.

El accidente de Chernobil, ha sido el único calificado como nivel 7 (accidente nuclear grave) en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.

Pero la central nuclear de Chernobil no era únicamente una planta nuclear, era además un centro de producción de plutonio para armamento, construido con informes de los técnicos negativos y sobre un terreno pantanoso. Al estar destinada principalmente a la producción de plutonio de buena calidad para armamento nuclear, no se requería quemar grandes cantidades de combustible, por lo que el rendimiento de energía eléctrica de la planta era muy bajo.

Balance de la catástrofe

Inicialmente, brigadas especializadas intentaron sofocar el incendio y neutralizar las fugas radiactivas, muriendo en las tareas 30 especialistas. La catástrofe afectó a un área habitada por unos 5 millones de personas de Bielorrusia, Rusia y Ucrania, afectando especialmente a los 40.000 habitantes de la ciudad de Chernóbil. Se evacuó a los habitantes de la ciudad de Chernóbil y a la población en un radio de 30 km. 116.000 personas y 230.000 más fueron trasladadas de las áreas más contaminadas en los añoos siguientes.

La radiación se propagó por toda Europa, llegando la nube radiactiva dos días después a Estocolmo (Suecia) donde fue detectada lanzándose la voz de alarma por todo Europa y el resto del mundo. Las autoridades rusas, habían intentado encubrir el accidente.

Actualmente, más de 5 millones de personas viven todavía hoy en zonas contaminadas por los materiales radiactivos, entre las que la OMS cree que seguirán apareciendo nuevos casos de cáncer.

Un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) evalúa el impacto de la explosión sobre la salud de los habitantes de los países directamente afectados por la catástrofe, estimando que mas de 9.000 de las personas que participaron directamente en las operaciones de evacuación y limpieza de la planta nuclear muriendo como consecuencia directa o indirecta del accidente; y que más de 5.000 los niños y adolescentes -en el momento de la explosión- que han desarrollado en estos 20 años un cáncer de tiroides.

El accidente de Chernobil supuso un cambio en la concepción de la seguridad en las plantas nucleares. Desde entonces, se han incrementado los controles y las medidas de seguridad y los expertos en energía atómica consideran prácticamente inviable que se pueda producir un accidente como el de Chernobil, en los países occidentales.

No obstante, a pesar del considerable avance y aumento en la seguridad de las plantas nucleares, sigue existiendo una fuerte oposición, principalmente por parte de los ecologistas, que reivindican el cierre de todas las centrales nucleares del mundo.

Otros accidentes

El siguiente accidente en gravedad, tras Chernóbil, ocurrió en marzo de1979 en la central de Three Mile Island (Harrisburg, Estados Unidos), donde también se produjo una fusión del núcleo debido al sobrecalentamiento producido en el núcleo del reactor debido al cese de funcionamiento del circuito de refrigeración al desconectarse el circuito encargado del agua. Esto dio lugar a un aumento de presión en el circuito primario, provocando la introducción de las barras de control destinadas a parar de forma automática el reactor.

A través de un circuito de emergencia se bombeó agua suplementaria. Una equivocación del ingeniero responsable, al confundir diversos instrumentos de medida, provocó la salida de agua contaminada que inundó el edificio de contención que rodeaba el reactor.

Aunque el accidente causó grandes daños al reactor, el escape al exterior de productos radiactivos fue limitado. Gases radiactivos como el xenón y el criptón fueron liberados a la atmósfera y grandes cantidades de agua contaminada con un nivel bajo de radiactividad fueron a parar a un río.

Los habitantes de los alrededores de la central nuclear en un radio de 8 km (unas 30.000 personas) estuvieron expuestas a ciertos niveles de radiactividad, aunque los efectos fueron pequeños. El accidente fue clasificado de nivel 5 en la en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.


Comparte esta pagina